Crónicas de una batalla

Isatu ha llorado hoy a pleno pulmón. Y yo con ella. Contra todo pronóstico. Lo primero. Bueno, y lo segundo. Nos hemos conocido a las 9 de la noche. La cena era a las 7:30pm y he llegado tarde por ella. Avisó de que venía a eso de las 5:30pm pero hasta que se decidió por aparecer nos tuvo a nosotras y a su madre alertas a lo que pudiera pasar. Adamsay llegó hoy a la clínica a las 5:30pm gritando. Corriendo a la cama.

¡No empujes!

Contracción.

¡Por favor, no empujes!
¿Y las ginecológas? No están.
María, cámbiate que tenemos un parto y viene YA.
Una vía. Venga, rápido que sale ya.

Intentó de vía número 1: rápido. Dentro. Mierda, una válvula. No avanza. Nada. Fuera. Intento fallido.
El otro brazo.
¿Está ya la vía?
Estoy en ello.

Intento de vía número 2: vena rota.
¿En serio? ¿Ahora? ¿Alguien más quiere ponerla?
No. Solo tú. Tienes que ponerla tú.

Contracción.

Vía número 3. Respira. Concéntrate. Despacio. Tómate tu tiempo. Visualiza la vena. Visualiza la trayectoria. Visualiza la vía. Prepara el suero y el esparadrapo. Alcohol a mano. Compresor. Vamos. Bien. Está dentro. Bien. Funciona. Bien. Conecto el Sistema. Bien. Esparadrapo. ¡Venda! Mierda, sabía que se me olvidaba algo. Intento de vía numero 3: exitoso (Una vía posicional. Como no podía ser de otra manera)
Adamsay, cariño, deja la mano en esta incómoda posición que sino la vía no va.

Contracción.

¡La vía! ¡La vía! ¡La vía! Ufff. Vale. Está bien. Venda. Cuidado ahora ¿eh?
La dilatación es completa. Vamos a pasarla al paritorio.

No empujes.
Adamsay, ¡no empujes todavía!

¿Todo listo?
Campo estéril. Guantes estériles. Jeringas. Agujas. Tijeras. Pinzas. Vitamina K. Ampicilina. Oxitocina. Lidocaina. Hilo de sutura. Pera de absorción. Bolsa para la placenta. Sábana y mantita para Isatu.
Todo listo.

Aquí están las ginecólogas.
¿Le habéis canalizado una vía? Si. Y aún funciona. (A ver cuánto le dura).

Contracción.

¡Empuja!
¡Respira hondo y empuja!
¡Sigue empujando!
Vale, vale, descansa.
Isatu se acerca. Le faltan dos dedos para llegar.
Dos dedos de sufrimiento para mamá.

Contracción.

¡En está empujamos juntas!
Alicia le empuja la barriga desde arriba con su brazo.
¡Empuja!
¡Sigue!
¡Que sale!
¡La cabeza!
¡Los hombros!
¡Isatu!
Que llore. Isatu, venga, llora. ¿Isatu? ¡Cortad cordón! ¡Rápido!
¡Nos la llevamos a reanimarla!

Reanimarla.

Reanim…

Rea…

Isatu se está apagando.
Ha tragado meconio y no respira. Tiene los pulmones encharcados.
La frotamos. Le hacemos perrerías para que llore. Nada. No hay sitio en los pulmones para el aire. Pero el corazón late.

¡Sonda de aspiración neonatal!
¿Qué? Estamos en Sierra Leona. Aquí no hay pijerías.
¿Qué tenemos?
Sondas nasogástricas o vesicales.
Dame la más larga y fina que encuentres.
Pera de absorción. Haz vacío y saca lo que puedas.

Isatu se mueve. Hace amagos de llorar. Va cogiendo color. Pero aún no respira bien.
Aspiramos de nuevo.
Y otra vez.
Hasta 6 veces.
Y sacamos hasta 20ml de meconio.

Isatu ya respira. Tiene mejor color. Pero no llora. Y se ha quedado fría. Muy fría. Mantita y acercarla al cuerpo de la madre.

Adamsay, your small pekin. Tu niña. Está bien. Aunque no llora.
Volvemos en un rato. Dale calor.

30 minutos.

Isatu está calentita. Inyección 1. No llora. Inyección 2. Maúlla. Buen intento. O yo soy muy buena con las intramusculares, o esta nena no está bien.

Gotas en los ojos. Cura de cordón. Pañal y body nuevos. Mantita.

Cojo a Isatu en brazos. Y entonces se produce el milagro.
Isatu rompió a llorar a pleno pulmón después de tenernos con el alma en un puño durante más de 2 horas. Y yo rompí con ella. Y Adamsay con nosotras.

Bien hecho pequeña. Bien luchado. Buenos pulmones.
Vendré a verte por la mañana.
Ahora descansa y llora lo que quieras.

Es indescriptible el subidón de adrenalina que se vive en un momento así llevándote a tu máximo nivel de eficiencia y rapidez mental. La satisfacción que te da saber que la hemos solucionado entre todos. Haciendo una gran labor de equipo. Saber que le hemos salvado la vida a esta pequeña de poco más de 3kg. Lo que significa tenerla en tus brazos sabiendo que podría haber pasado cualquier cosa. Pero ese día era su día. Y ella no podía faltar. Gracias Adamsay por tu valentía. Gracias a nuestras ginecólogas voluntarias por lo que sabéis. Gracias a las hermanas por su cariño. Gracias a mis compañeros voluntarios por el apoyo. Gracias Sierra Leona por tus enseñanzas y tu belleza. Y gracias Isatu por tu fortaleza, eres una guerrera. Sólo los mejores guerreros lidian las peores batallas en los lugares más desafortunados y salen victoriosos.

Anuncios

5 comentarios en “Crónicas de una batalla

  1. Dios mio que angustia!
    Pues imagínate tú a tu madre a las 12 de la noche con placenta previa sietemesina medio desangrandose.
    Esa jodía eras tú. Imagínate las horas que se pegaron en el primer mundo para sacarte adelante… En Sierra Leona por desgracia no creo que todo hubiera tenido final feliz. Suena duro pero sister lo que has hecho con esa bebé es un milagro, porque tú lo eres también.

    Me gusta

  2. Sobrina y compañera enhorabuena el corazón en un puño y los pelitos de punta al leerte gracias por estar allí gracias por compartirlo y gracias porque a partir de ahora tenemos más cosas en común ,Sierra Leona
    un beso fuerte que te quiero
    Peli

    Me gusta

  3. Me has hecho llorar a las 9:33, cabrona!!
    Me ha encantado, me has trasnportado a ese momento y me has agitado por dentro.
    Muchísimas gracias por acercarme y recordarme la esencia de la vida.
    M*A*R*A*V*I*L*L*O*S*O

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s