Crónicas de una batalla

Isatu ha llorado hoy a pleno pulmón. Y yo con ella. Contra todo pronóstico. Lo primero. Bueno, y lo segundo. Nos hemos conocido a las 9 de la noche. La cena era a las 7:30pm y he llegado tarde por ella. Avisó de que venía a eso de las 5:30pm pero hasta que se decidió por aparecer nos tuvo a nosotras y a su madre alertas a lo que pudiera pasar. Adamsay llegó hoy a la clínica a las 5:30pm gritando. Corriendo a la cama.

¡No empujes! Sigue leyendo

Anuncios

La relatividad de las necesidades humanas

Después de dos semanas lavando mi ropa a mano en un pozo, duchándome con agua fría y en ocasiones con un cubo y una jarra, después de usar agua de lluvia para el servicio y vivir bajo la luz de una linterna a partir de las ocho de la tarde, tener electricidad solo siete horas al día y usar solo 25Mb de internet cada dos días, me he dado cuenta de lo muy relativa que es la necesidad humana. Sigue leyendo

Primeras impresiones

Primeros días en Sierra Leona. Primeras impresiones. No sé muy bien cómo definir este sitio. Es todo como nos los imaginábamos pero al mismo tiempo completamente inesperado. ¡Cuánta pobreza! ¡Cuánta riqueza!

Sabía que iba a encontrar pobreza y un paisaje bonito. Pero bajo ningún concepto sospechaba el paraíso al que me dirigía. Después de aterrizar entre palmeras y un paisaje tropical, que nada tienen que envidiar a las descripciones de Luz Gabás en “Palmeras en la nieve” nos rescogieron y nos fuimos a la villa donde pasaríamos las próximas semanas, Mile 91. Una carretera perfecta, que ya la quisieran algunas provincias españolas, un trafico caótico, unas vistas paradisíacas, y muchas cabras. Sigue leyendo

Mi primer post

Llevo varias semanas queriendo escribir mi primer post, pero ningún tema parece ser adecuado. Piensas en cosas que quieres escribir pero nada de lo que se te ocurre es “un buen primer post, el pistoletazo de salida”. Así que he decidido presentarme, que siempre está bien empezar por ahí.

Me llaman María, hay quien me llama Coco, o Mimi. Tú puedes llamarme como quieras, pero no te prometo que me dé por aludida. Tengo 24 inviernos y mi cumpleaños siempre cae en época de exámenes. Nací en Badajoz, la provincia y con más km de superficie y de costa de España (aunque esté en el interior, la gente piense que es un pueblo de Sevilla y no haya AVE). Sigue leyendo